Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como naturaleza

ImPulso en Fuente Heridos

Desde que Jocabed, Antonio, Vera y Abril están en Fuente Heridos viviendo, nuestra comunidad se siente más vinculada a todo lo que está pasando en este lugar de la sierra. La obra de Dios en medio de la naturaleza, el nuevo entorno de miembros de nuestra comunidad, las nuevas conexiones de la familia Espadero Marquez, los nuevos entornos laborales, un nuevo lugar donde conectar...  Volvemos a darnos cuenta de que la dispersión geográfica nos provee un énfasis más hacía fuera, más misional, más enriquecedor...  Este ImPulso fue un tiempo especial para orar y buscar al Señor desde una actitud más contemplativa. El lugar nos invitaba a ello. No faltaron la oración de lágrimas, las risas, la buena comida y la ruta de senderismo. 

Retiro 2018

No todos los años lo logramos, pero cuando organizamos un fin de semana de retiro en la sierra siempre experimentamos una quietud que nos saca del ruido y nos permite tomar más consciencia del tremendo privilegio que tenemos de participar de una familia espiritual. En esta ocasión, volvemos a "Los Naranjos", un lugar en la sierra norte de Sevilla donde podemos disfrutar de la naturaleza y en esta ocasión también de una exquisita paella que nuestro hermano David preparó con la ayuda de cada persona.  Mientras preparábamos los ingredientes y los utensilios para cocinar disfrutamos de uno de los mejores tiempos para compartir de nuestras vidas, de lo que Dios está haciendo, y luego, claro está, celebramos esta vida con Dios sentados alrededor de una misma mesa. 

Contacto con la naturaleza

Cuando somos muchos, quedar en una casa puede ser incómodo, por ello a menudo buscamos parques y campos abiertos para quedar. A veces hablamos de lo privilegiados que somos al reunirnos en el edificio con el techo mas dinámico y sorprendente que existe. Los cambios climatológicos a menudo nos han llevado a cambios de planes de emergencia y también a percibir que la espiritualidad se entiende mejor cuando estamos en contacto y en armonía con la naturaleza. Estábamos en un parque al lado de la torre más alta de Sevilla, cuando empezó a soplar un fuerte viento y empezamos a ver relámpagos. Habíamos tenido un tiempo de compartir desde la vulnerabilidad, donde las luchas personales y los momentos difíciles habían sido expuestos.  De repente la fuerza de la naturaleza nos recordaba que Dios puede cambiar todo en un momento y ante las nuevas sensaciones en la reunión provocada por los sonidos, los destellos visuales y la sensación del viento sobre nuestros rostros la alabanza creció. También